Como su propio nombre expresa, la leche en polvo se fabrica a partir de la leche. El proceso base consiste en el secado, pudiendo diferenciarse dos formas distintas de leche en polvo.
Por un lado tenemos la leche en polvo en su variedad de leche en polvo entera, que tiene un contenido de grasas de al menos un 26% de la materia seca. Pero también es posible producir leche en polvo desnatada caracterizada por tener un contenido máximo de grasas del 1,15 por ciento.
Si la leche en polvo utilizada es la de la variante leche en polvo entera, se trata entonces por regla general de fabricar productos lácteos. Como ejemplos, cabe citar el yogurt y el queso, pero la leche en polvo entera también se encuentra en una serie de productos de panadería, dulces y chocolates así como en comida preparada para bebés.

Preguntar

450px-Milk_glass